¿Por qué compro cosas sin necesitarlas?

compras viajes

¿Por qué he comprado estas cosas que no necesito? Es una pregunta que te habrás realizado en algún momento de tu vida, cuando con posterioridad has visto que el objeto tan poco era que útil como pensabas, sino que ha sido algo más bien impulsivo del momento motivado por el contexto propio o social.

Denota esto que ¿Eres un adicto a las compras porque un día paseando por el centro comercial ves unas Camisetas Mickey Mouse y decides comprarlas?

No tiene porque… y es que realizar compras supone algo atractivo para nuestro cerebro, es como una dosis de azúcar que nos alegra momentáneamente pero rápidamente se agota como fuente de energía. Las compras de objetos tienen esa misma sensación en nuestra actividad mental… somos capaces de ilusionarnos por tener algo y nos podemos poner muy contentos en el momento de comprarlo, pero una vez lo tenemos en nuestro poder ese componente de atracción, reto y diversión se va perdiendo y acaban.

Es por ello que según algunos expertos, la felicidad en la vida, no reside en los bienes materiales que poseemos, sino que la clave está en los recuerdos almacenados, al menos a largo plazo. Y que debemos tratar de construir experiencias enriquecedoras, diferentes y divertidas que nos satisfagan para mejorar nuestro estado de ánimo y tener una vida plena.

Así que la próxima vez que tengas que hacer un regalo, recuerda que si es algo material… fácilmente se pasará la ilusión del momento, pero que si por contra se trata de una experiencia aportará un buen rato de diversión en el momento y además siempre será algo memorable en el futuro en encuentros de amigos, parejas… en definitiva, una historia para contar. Además si haces de los experiencias tus mejores regalos… es un regalo “boomerang” en el sentido de que tú también lo disfrutarás en muchas ocasiones con esa persona. Por ejemplo, si es tu amigo. Puedes invitarle a una cata de cervezas o de vinos, junto con una cena en un buen restaurante. O si es tu pareja tal vez una excursión en caballo por un lugar bonito acompañada de una estancia en un balneario en régimen de todo incluido.

Y es que así cuando recuperemos ese recuerdo que tuvimos disfrutando la experiencia, recuperaremos a su vez esa misma emoción. Pero también aporta otras muchas más cosas positivas como el hecho de olvidar la rutina y por tanto el estrés. Y curiosamente lo hace de una forma similar a cuando se planificaba la compra de un objeto. Desde el mismo momento en el que empiezas a planificar la experiencia o el viaje, estás viviendo la experiencia y empezando a recibir los beneficios terapéuticos de ser un viajero empedernido.

¿Y tú a qué estás esperando? Conviértete en viajero empedernido, en un creador de experiencias, en la persona que cuando tus amigos se acuerden de ti siempre sea por los buenos momentos que habéis pasado juntos, de las risas y cosas que habéis hecho juntos. Sé un disfrutón.

Si te han gustado estos curiosos consejos acerca de los impulsos que nos llevan a comprar, las sensaciones que nos desatan y las claves para ser feliz según los expertos, entonces te recomendamos que sigas navegando por la sección curiosidades de ShowMeTheViral.com donde encontrarás muchos más artículos de interés para la vida.

Deja un comentario